Consejos generales para padres, madres o tutores

  • Desde el punto de vista de los padres, las principales armas con que contaremos son la educación de los menores, para que conozcan los peligros que puede plantear las TIC y el establecimiento de un marco de confianza, para que se sientan impulsados a informarnos sobre cualquier acción sospechosa en la que se vean envueltos.
  • Ser capaces de propiciar otras actividades lúdicas (salidas con amigos, actividades en familia…).
  • Ser unos modelos como padres y madres estables y coherentes con lo que les pedimos.
  • Es importante que sepan identificar las amenazas a las que se exponen (sexting, grooming, ciberbullying…) por lo que incluso, es aconsejable, explicar casos reales para que puedan asociarlos.
  • Es necesario conocer el nivel de seguridad y privacidad de los dispositivos y aplicarlos de manera responsable.
  • Dedica tiempo a fomentar hábitos correctos de comunicación (igual que haces con las lecturas o la higiene personal). La mejor manera de asegurar que las actividades cibernéticas de sus hijos sean positivas es hablando con ellos.
  • Instala herramientas de seguridad necesarias para cada equipo o dispositivo (antivirus, cortafuegos, antiespías…), así como las específicas para menores (control parental, bloqueador de páginas… entre otras). Mantén actualizados los programas en los equipos.
  • Además de estas buenas costumbres, es recomendable hacer uso de herramientas de control parental, que pueden ayudarnos a establecer un marco seguro de acceso a las TIC desde todos los dispositivos de nuestro hogar. Nos ayudarán en el filtrado de los contenidos accesibles por los menores.
  • Es importante controlar las imágenes y vídeos publicados por el menor en la red. No se debe llegar al extremo de prohibir, pero se debe conocer las fotos y vídeos publicados.
  • Crea cuentas de usuario personalizadas para los menores. Con esta medida, se evita que los menores puedan acceder a información sensible de los adultos.